Publication:

ED Habitar - 2021-09-01

Data:

NIEBLA Y LA GRANJA

Preparar

Un día, Felipe llegó a la casa de sus papás con una cabra. “Mi mamá casi me mató!”, cuenta muerto de la risa. La historia suena casi como una de las aventuras que Papelucho podría haber relatado en uno de los libros: después de llegar con la cabra -que Lue bautizada como Niebla-, la metió debajo de la casa y ahí le construyó un refugio. De a poco, Niebla terminó enamorando a toda la familia y Felipe tuvo que aprender a hacerse cargo de una cabra. Con la decisión de migrar tomada, empezaron a buscar lugares para quedarse. Tenían un solo requisito: que la casa fuera una granja. Y finalmente encontraron en Llanquihue el lugar perfecto: una casa que tenía un pequeño establo (para Niebla, por supuesto, que a estas alturas de la historia ya es parte de la familia), un gallinero (porque la familia tenía que seguir creciendo) y un huerto (porque con algo hay que alimentarlos). “Nos cambiamos en plena pandemia y empezamos a vivir ahí. Parieron unas ovejas que había, parió mi cabra, compré otra, también parió, me regalaron una más… ¡Andaba con cinco cabras! Y estaba viviendo la vida del granjero: ordeñando muy temprano en la mañana, después en la tarde”, cuenta feliz. La vida de granja también le permitió seguir metiéndose más en la cocina, una pasión que lo ha acompañado hace años. “Hay dos cosas que no sabía que me gustaban mucho y que aprendí de grande: una, son los procesos de cocina largos, como los fermentos. Y lo otro es alimentar: alimentar niños, alimentar cabras, ¡soy bueno para eso! Me entretiene y soy súper metódico”. En Llanquihue pudo poner en práctica las dos: además de cocinar para su familia todos los días, se puso a hacer quesos con la leche de las cabras -había hecho cursos antes, así es que solo Lue cosa de retomar la práctica-, manjar y todos los experimentos que se le ocurrieron. Entre medio empezó a hacer videos de cocina que subía a su Instagram y también una pequeña temporada de un programa para redes sociales junto a una marca.

Images:

© PressReader. All rights reserved.